Clínicas Podológicas Herrera y Tolosa

El Pie Diabético

Patologías del Pie: El Pie Diabético

El pie diabético es una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con alteraciones neurológicas y distintos grados de enfermedad vascular periférica en las extremidades inferiores que afecta a pacientes con diabetes mellitus que no ha sido o no está siendo correctamente tratada.

 

Patologías del Pie: El Pie Diabético

 

En la mayoría de pacientes, la neuropatía diabética periférica es decisiva: hasta un 50 % de personas con diabetes tipo 2 tienen neuropatía y pies de riesgo.

La neuropatía provoca insensibilidad y a veces deformidad del pie, a menudo con un patrón de marcha anómalo.

Un traumatismo menor causado, por ejemplo, por zapatos que no calzan bien, por caminar descalzo o por una lesión aguda, puede provocar una úlcera crónica en las personas con neuropatía.

La pérdida de la sensibilidad, las deformidades del pie y la movilidad reducida de las articulaciones pueden dar lugar a una carga biomecánica anómala en el pie. Como consecuencia se genera piel endurecida (callo), lo que hace que aumente aún más la carga anómala y, a menudo, que aparezca una hemorragia subcutánea.

Sea cual sea la causa principal, el paciente sigue caminando con el pie insensible, con lo que se deteriora la cicatrización.

 

Patologías del Pie: EL PIE DIABÉTICO

 

La enfermedad vascular periférica, normalmente junto con un traumatismo menor, puede dar lugar a una úlcera del pie dolorosa y puramente isquémica.

Neuropatía

El paciente diabético puede tener disminuida la sensibilidad dolorosa, de frío o calor. Esa pérdida de la sensibilidad se traduce en que no se puede sentir una lesión en el pie desencadenando una herida por una rozadura o presión excesiva del calzado que se infecta con facilidad. La neuropatía también conduce a cambios en la forma del pie, haciendo que haya deformidades en los dedos y una pisada anómala.

Cambios en la piel

A veces el pie puede llegar a esta muy seco, la piel se descama y se agrieta. Por ello es muy importante la hidratación del pie.

Hiperqueratosis (Callos)

Un diabético nunca debe tratar de eliminar los callos por su cuenta, existe el riesgo de que se haga una herida y el consiguiente riesgo de ulceración. Es contraproducente el utilizar agentes químicos para la eliminación de los callos, estos productos pueden quemar la piel.

Úlceras

Aunque algunas úlceras no duelen, hay que tratarlas de inmediato. Si una ulcera no cierra existe el riesgo de amputación. Provocadas por heridas o por un exceso de presión por un mal apoyo del pie tienen que ser tratadas aunque el mejor tratamiento es la prevención, por lo que hacer unas plantillas personalizadas para hacer que el pie apoye correctamente es fundamental.

Mala circulación

El resultado de una mala circulación es que la sangre no llega en condiciones al pie por lo que aumenta el riesgo de infecciones y de necrosis. Hacer ejercicio estimula la circulación por lo que es beneficioso para los pacientes diabéticos.

Amputación

La diabetes es la causa más frecuente de amputación no traumática de la extremidad inferior en Europa y EEUU. La tasa de amputaciones oscila entre el 2,5 y 6/1000 pacientes/año y el riesgo para los diabéticos es de 8 a 15 veces mayor frente a los no diabéticos. Se ha calculado que al menos un 15% de los diabéticos padecerá a lo largo de su vida alguna úlcera y alrededor del 85% de los pacientes que sufren amputaciones las han padecido previamente.

Tras la amputación de una extremidad inferior, la incidencia de una nueva úlcera o de amputación contralateral a los dos y cinco años es del 50% y la supervivencia de estos pacientes es significativamente menor que la del resto de la población.

Los pacientes diabéticos son propensos a las amputaciones del pie o miembro inferior. Una mala circulación junto a la neuropatía son los causantes. La mayoría de las amputaciones se pueden prevenir con el uso de plantillas personalizadas, calzado adecuado y cuidado regular de los pies.

Las personas con diabetes deben aprender a reconocer los posibles problemas del pie y a ser conscientes de los pasos que deben seguir si se dan.

Desde nuestras clínicas hacemos un análisis exhaustivo del pie diabético valorando la sensibilidad, circulación y malformaciones del pie diabético determinando el riesgo de tener complicaciones en el pie. También utilizamos los tratamientos más avanzados y con mayor evidencia científica para facilitar el cierre de la úlcera en el menor tiempo posible y prevenir posteriormente su aparición.

Comparta esta página en las Redes Sociales

 

Principal | Servicios Clínicos | Profesionales | Consejos | Casos Clínicos | Contacte con Nosotros
Clínicas Podológicas Herrera y Tolosa | Todos los Derechos Reservados 2017 | Aviso Legal

Desarrollado por iPow e-Commerce - 2016

Desarrollado por iPow e-commerce - 2017